sábado, 24 de diciembre de 2011

Drácula vuelve de la tumba (1968)

No hay comentarios:
 
Dentro de la prolífica producción de la Hammer films entorno a Drácula, mi preferida sin lugar a dudas es "Drácula vuelve de la tumba", aunque no es la más valorada por la crítica para mi tiene un encanto y una atmósfera que no se logró repetir.

Todo comenzó con "Horror of Drácula" de la mano del genio Terence Fisher y perfectamente esscoltados por Cristopher Lee y Peter Cushing, después nos llegaría "Drácula, príncipe de las tinieblas", en esta ocasión sin el bueno de Cushing. Su secuela es nuestra protagonista de hoy, esta vez dirigida por Freddy Francis y nuevamente sin la participación de Cushing.

¿Y cuál es ese encanto del que hablo?

  1. El mejor póster promocional de la historia del vampirismo!!! o no?
  2. La dualidad del bien y el mal llevada a límites enfermizos, el "ayudante" de Drácula es un cura y su verdugo es un ateo. 
  3. El Drácula más violento y terrorífico de la Hammer, despiadado con la mujeres (recordar el guantazo que da a la posadera, en una escena viloenta y sorpresiva), con sus ojos inyectados en sangre que solo se calman cuan ve a la bella Verónica Carlson (mi chica Hammer por excelencia).
  4. La segunda parte de la cinta se desarrolla en la ciudad, una ciudad de la que únicamente conocemos sus tejados, en un momento de genialidad por parte del diseño de producción.
  5. La relación entre el arzobispo y Paul, está llena de contrastes que llegan a su cenit en la cena en casa de María.
  6. Una fotografía y escenografía irrepetible (se nota que Francis es conocido como director de fotografía multigalardonado por cintas como Dune), utilizando unos filtros muy evidentes, crean una atmósfera sobrenatural muy conseguida. Llena de fotos míticas que aunque no suelo poner en las críticas en este caso haré una excepción:

Una maravilla que también tiene sus defectos MAYÚSCULOS, como por ejemplo:
  • El momento de resusitación de Drácula es de chiste, (poner voz de chiquito de la calzada!!) ese cura, ese peaso de cura que va por la montañas, se tropieza, se da en la cabeza con una roca, empieza a sangrar y el hilito de sangre cae justo en la boca de un Drácula congelado, por supuesto, habiéndose roto antes la capa de hielo que lo cubría ... en fin, se le perdona.
  • En esa misma escena, Drácula se ve reflejado en el agua ... recordemos que los vampiros no tienen reflejos (metáfora de la ausencia de alma).
  • Para mi el final es demasiado light, un señor de la tinieblas y todopoderoso no puede tener un final tan cagao, y no me refiero a clavarse la cruz, sino eso de que se caiga tan facilmente.
Espero que haya abierto el apetito a algún lector para ver esta peli, o cualquier otra de la saga.


PUNTUACIÓN: 8,5

Juanma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff